viernes, junio 11

Sobrevida


La sobrevida cabe en cualquier folio, estoy acostumbrado a dejarla encima de las mesas -generalmente de cuatro patas- o en bolsas negras de basura donde se asfixia un rato y sobrevive por los poros menudos del plástico y mi incapacidad para hacer nudos. Es un restaurante itinerante, se clava en la madera, viaja en los bichos. En las mesas se regodea entre artefactos electrónicos y los desórdenes de la gastronomía tropical, su curiosidad navega hacia los pasos peatonales, quiebra floreros, colecciona teselas. No he podido resolver la ecuación, la sobrevida continuará resistiendo mis asaltos perpetuos y arrojando imanes, aún cuando yo no esté.



*Fotografía: If the dreams fly away por Julie de Waroquier
_